PROYECTOS RELEVANTES

Describir correctamente los datos históricos tiene como propósito el predecir correctamente el futuro y poder manipular las variables de las que dependen los resultados, permitiendo que el éxito sea una consecuencia inevitable.  

INVENTARIO DE DATOS 

Los datos dentro d una empresa son una entidad viva y en constante evolución. La necesidad de almacenar información por parte de los usuarios es una fuerza que presiona a los sistemas y a la infraestructura. 

Víctimas de ésta presión las bases de datos (en el mejor de los casos)  comienzan a poblarse con datos que únicamente aportan información y valor a los usuarios haciendo de lado a la organización.

 

Por eso es de vital importancia contar con un inventario de datos que ubique en donde es que la información se está almacenando, cada tabla, y cada atributo de la tabla debe ser identificado para conocer quien es el usuario dueño de los datos y que usuarios son consumidores de los mismos. 

Mediante el empleo de técnicas estadísticas sobre las tablas de la base de datos es posible revelar comportamientos sospechosos sobre los datos que bien pueden revelar comportamientos anómalos o fraudulentos por parte de los usuarios. 

ELASTICIDAD DE PRECIOS 

Que la demanda está en función del precio es algo que se aprecia en forma intuitiva, pero cuando los costos presionan a un incremento en el precio es momento de calcular el impacto que tal incremento tendrá sobre las utilidades. 

De igual forma, disminuir el precio mientras los costos permanecen constantes implica un déficit en la utilidad bruta de cada operación, sin embargo la disminución de precio implicará, necesariamente un incremento de las transacciones de ventas. 

Determinar con precisión el impacto que un cambio de precios tendrá sobre las utilidades es fundamental para la definición adecuada del precio. 

Las técnicas más sofisticadas de análisis permitien encontrar la curva a la que los datos se ajustaban con mayor precisión.

Con esta curva se calcula el impacto sobre las ventas. 

 

 

 

TIEMPO (MÍNIMO) ÓPTIMO DE ATENCIÓN 

 

Cualquier activo adquirido por una compañía está destinado a la generación de Ingresos. Esta generación correponde con el  Retorno de la Inversión (ROI, por sus siglas en ingles)

Cuando un activo llega a fallar la generación de ingreso que cesa es percibido por el cliente como una pérdida.

Ésta situación puede esquematizarse en la siguiente función:

Perspectiva del cliente

R(t)=pt

Donde R  es el ROI, p es la productividad de cada activo ó tasa de retorno y t es el tiempo 

 

Es importante mencionar que, cada activo tiene una tasa de generación de ingresos distinta, no es lo mismo una PC de un usuario de contabilidad que el servidor de la aplicación ERP o un calibrador, etc. 

Es claro en ésta función, que desde la perspectiva del cliente, el valor de p no tiene relevancia, cualquier activo genera pérdida desde el primer instante en que deja de funcionar. 

Sin  embargo, siempre hay una carga emocional sobre el tema de contar con un activo disfuncional, muchas veces éstos trabajan a ritmos pausados que corresponden a los horarios de oficina o turnos de trabajo, los responsables de los activos piensan que el momento de reparar éstos es cuando no están siendo productivos, es decir, cuando las instalaciones están cerradas, pero también es cierto que, mientras no haya actividades un activo que se ha descompuesto no es descubierto y por lo mismo no puede ser reparado sin que el usuario se dé cuenta de la falla. 

 

Por otro lado está la perspectiva del proveedor de servicios, es claro que, los costos de la oferta de mantenimiento y reparación depende recíprocamente del tiempo y, mientras más rápido sea el tiempo de atención el costo será superior. 

Pero el costo no depende únicamente del tiempo, también entra en juego la infraestructura y los procesos con los que el servicio se oferta. 

Ahora, una de las principales problemáticas que se generan es el hecho de que, desde el punto de vista del proveedor, los costos aumentan al reducirse el tiempo de atención, y aún cuando el costo crece exponencialmente en función de la reducción del tiempo es difícil para el prestador de servicios establecer o encontrar un punto de inflexión, por lo que el proveedor no está en posición de ofertar un tiempo de atención ideal si únicamente toma en cuenta su perspectiva. 

El proveedor, usualmente  está en la creencia de que no hay niveles de servicio inalcanzables, sólo hay niveles de servicio impagables. 

 

La estructura de costos de los servicios de continuidad tiene la siguiente forma: 

 

Donde C es el costo de los servicios, d es la capacidad Instalada o infraestructura del proveedor y f son los gastos fijos del proveedor 

 

Entendamos que la reparación de un activo implica una costo para el cliente, tanto como la falta de producción del mismo, por lo que deberán sumarse ambas funciones. 

Esta suma es una función que sí cuenta con un mínimo y éste es el que define el tiempo óptimo para la atención de un activo que ha dejado de producir. 

Definamos entonces el tiempo óptimo de solución de una interrupción de la operatividad como: 

 

Los gráficos en ésta sección fueron generados con las aplicaciones Greph y Geogebra

Av. Tamaulipas No. 1110 -13 Del. Alvaro Obregón, CDMX.  C.P. 01520              Tel +52 (55)66466332

  • Wix Facebook page
  • Twitter Classic
  • Google Classic
  • LinkedIn App Icon